Departamento de Orientación

ORIENTANDO A FAMILIAS

TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN

La frustración es una vivencia emocional que se presenta cuando un deseo, un proyecto, una ilusión o una  necesidad no se llega a satisfacer o a cumplir.

 

Cuando un deseo o una ilusión no se cumplen, a causa de la frustración, los adultos y los niños experimentamos en mayor o menor medida  una serie de emociones:

Tristeza,

angustia,

ansiedad, ira.

Al mismo tiempo, se trata de vivencias personales, por lo que cada uno puede enfrentarse y reaccionar ante estos hechos o eventos de manera diferente.

Los niños suelen pensar que el mundo gira a su alrededor, que lo merecen todo y que consiguen al momento lo que piden.

No saben esperar porque no tienen desarrollado el concepto de tiempo ni la capacidad de pensar en los deseos y necesidades de los demás.

Cuando somos niños todos tenemos baja tolerancia a la frustración. Es una cuestión cerebral. Nuestro sistema ejecutivo, aquel que controla y dirige nuestros actos no está plenamente desarrollado en la infancia. Los niños son puro sistema límbico y es el que tiene el control de nuestros actos en los primeros años de vida.

Es entonces cuando hay que empezar a enseñar a los niños a la tolerar la frustración.

Si los padres siempre dan a los hijos todo aquello que piden, los pequeños no aprenderán a tolerar el malestar que provoca la frustración y hacer frente a situaciones adversas. Por ello, en la edad adulta, seguirán sintiéndose mal cada vez que no consigan aquello que se han propuesto.

Intentar complacer siempre a los niños y evitar que se sientan frustrados ante cualquier situación no favorece su desarrollo  integral como persona. La realidad es exigente y debemos prepararles para ella.

Ser padres demasiado permisivos o sobreprotectores no favorece su crecimiento emocional. La tolerancia a la frustración es un objetivo a trabajar con los hijos.

En la próxima entrega indicaremos algunas estrategias para conseguir el objetivo.

Los límites desempeñan un importantísimo papel en el proceso de adaptación y descubrimiento de su medio.

Juan José González Delgado

Orientador escolar. Neuropsicólogo y Logopeda